Google
 

Cita a ciegas

"Ahí estaba yo. Es decir, Alex y mis tres drugos. O sea Pete, Georgie y Dim. Estábamos sentados en el Milk Bar Korova, exprimiéndonos las rasureras para encontrar algo con que ocupar la noche."
La Naranja Mecánica
-----------------------------------------------------------------------------------

martes, 22 de abril de 2008

Versión 2.0

Una de la madrugada. Puedo arrastrarme a la cama y no escucharle, o puedo darle una oportunidad. Se la concedo, es mi mente, que menos, llevamos cinco años de intensa amistad. La ruta es sencilla, infierno y faro. El cajero no puede evitar mirarme extrañado, una figura en pantalones cortos y chanclas entra en su recinto en busca de una botella que posee un líquido rojo. Subo ligero, como siempre. Alcanzo la cima. Luna llena. Me vuelvo a reclinar con mis piernas tocando la luna. Vuelvo abrir la funda, los discos viejos se saborean el doble. Shirley Manson me pone…su voz me descompone…I can`t use what I can´t abuse and I can`t stop when it comes to you. Ya no miro a mi derecha, se que no está, ya no me engaño.

He proporcionado tantos buenos momentos y a la vez he hecho tanto daño a las mujeres. Me merezco el cielo y la horca. Es normal que no me entienda, no quiero poseer ni su corazón ni su cuerpo, eso es algo sencillo, cualquiera pudo haberlo conseguido. Es más complejo, quiero poseer su alma. Quiero que me suplique mi alma.

Quemo el segundo y empieza a explotar mi cabeza. Después de dos huidas con los reyes magos y el apartado, el de dentro me pide descanso. Le he estado suministrando mierda y cáncer a lo largo de cuatro días, es normal que pida tiempo muerto. El me ha proporcionado un cuerpo con lesiones y una mente enferma, no le va a pasar nada porque estos días le joda un poco.

Hablé con Chinaski de la primera vez. El grado de embriaguez no importaba, la sinceridad siempre fluía. Intentamos definir la primera vez. Pactamos un “extraño, muy extraño”, como si te vieses en tercera persona, como si tú no fueses quien posee tu cuerpo. Hace bastante que no comparto la cama con alguien. En ese recinto todo cambia, es un Hank elevado al cubo, con todo lo bueno y lo malo, con todos sus miedos y todas sus virtudes, sediento de conversaciones íntimas y sensaciones. El apartado me habló con confianza, dijo que le agradaba mi forma de hablar de la cama, respetando la importancia de ese lugar, me hizo gracia a la vez que me sorprendió.

Bajo en punto muerto, como yo, ni siquiera necesito meter marcha. Semáforo rojo. Coche policía delante. Semáforo en verde. No se mueve, cualquiera le pita o le da las largas, por un momento pienso en echar marcha atrás, coger carrerilla y estamparme con brutalidad contra el coche. Por fin se mueve. La cabeza me está matando, ni siquiera puedo acabar de escribir, tiro toda la ropa al suelo y me abalanzo sobre la cama. Sí, estoy enfermo, muy enfermo, el combate de boxeo está siendo intenso en mi cabeza. Suplico que me deje dormir, tarda un rato, pero acaba concediéndomelo. No asistiré a clase.

Me levanto. Vivo por ese momento, por ese instante que me haga creer. Se acerca y me produce una gran satisfacción. No necesito sexo, solo cariño, solo mirarla, nada más. ¿No sabéis de lo que os hablo, verdad? Género masculino vuestros penes ya os tienen demasiado centrados en los bajos, es lo instintivo. Yo soy un híbrido entre hombre y mujer, carezco de eso, solo actúo de tal forma cuando soy una pobre presa herida y con ganas de ajusticiar. Ayer me prometí tirar la caja de puros, pero me he levantado y no lo he hecho, por si vienen épocas malas.

El título del escrito se debe a, en mi humilde opinión, un gran disco. Fue el primero que escuche, ahí comencé a escuchar música, solo recuerdo estar tirado en la hierba y sentirme completamente relajado mirando el cielo, eran campamentos, no había nadie a mi alrededor, me sentía libre por primera vez.

Deseo destrozar mi mente, vuelvo a pensar en su mirada, ya empieza a estar muy difuminada. ¿Cómo controlas algo que es tan profundo? Sólo puedes soñar con épocas de victoria, con que vuelvan los tiempos del todo o nada. Acaba de pasar el camión de la basura, tendría más sentido que me recogiese a mí.

Al texto le falta algo, le falta sentimiento, me cuesta alcanzar ese punto, llegar ahí implicaría desnudarse demasiado. Hay algo en la habitación, es bonito, no puedo evitar sonreír cada vez que lo observo. El tiempo corre a mi favor, es lo único bueno.

Tremendo documental el de Zeitgeist, si que merecía la pena verlo, gracias por el consejo.

Lo siento, ya no me queda magia, ella me la ha robado y es probable que hasta que no la vuelva a ver no tenga más sentimientos, ni buenos ni malos, simplemente carezco de ellos.


Por cierto, el profesor no dudo en dedicarme un ocho aún advirtiéndome que no debía utilizar vocabulario del estilo:"boobs" y "fuck", una autentica lástima.

2 comentarios:

maosi dijo...

hey, hank
ya sabes que esas conversaciones no las tienes por qué tener sólo con tus lectores. Si necesitas hablar, hay gente que está más que dispuesta a escucharte. Piénsatelo, ¿ok?
un beso y cuidat mucho

Anónimo dijo...

Menos poner palabras malsonantes en tus escritos para lamerle el pene a tu profesor de inglés, menos follar y ten más hijos, Nathan Scott.

Hermano Mouzon.