Google
 

Cita a ciegas

"Ahí estaba yo. Es decir, Alex y mis tres drugos. O sea Pete, Georgie y Dim. Estábamos sentados en el Milk Bar Korova, exprimiéndonos las rasureras para encontrar algo con que ocupar la noche."
La Naranja Mecánica
-----------------------------------------------------------------------------------

sábado, 1 de marzo de 2008

El problema del amor

En el fondo puede que nunca me haya sentido tan solo. Eso decía siempre pero esta vez puede que sea verdad. Me afecta el hecho de no sentirme querido por ninguna mujer, es increíble. Ni siquiera llevo una semana sin el afecto de una mujer y ya me siento vacío, supongo que mi mayor don es mi mayor problema. Dicen que tengo algo, dicen.... la gente dice muchas cosas... yo solo veo que se me pasa el tiempo y la vida y no es que me arrepienta de algunas decisiones que he tomado en mi vida, simplemente sueñas con no haberlas tomado de cierta forma. Un día alguien dijo, según pasan los años hay cosas que se pierden, es inevitable, simplemente se van, pero solo te das cuenta con el paso del tiempo. Divagamos de un lado al otro creyendo que sabemos lo que hacemos y queremos en nuestras vidas, pero la realidad es que este mundo es muy frío. La gente ya no siente ciertas cosas que me gusta creer que antes eran importantes. Creí que me sentía solo al dar importancia a un sentimiento, pero para mi sorpresa no era así, algunos amigos me dicen que también lo sienten. Es el momento en el que conoces a una mujer y sabes que hay algo especial, y empiezas hablar con ella y la miras de una forma que solo haces cuando estas en esa situación embriagadora. No hay contacto, no hay besos, solo miradas, solo dos seres hablando, mirándose y clavando sus ojos en los del otro. Esos momentos valen una vida entera. Los dos saben lo que hay, existe conexión, sentimiento, pero el hecho de estropearlo con el contacto hace que alargar ese momento merezca la pena. Puede que haya perdido esos momentos, o que sencillamente, el miedo al compromiso haya hecho que el amor pase a ser un juego en el que llega un momento donde ya no juegas todas tus cartas por miedo a perder la partida. Yo soy el primero que ha roto corazones, no me arrepiento, tampoco me siento orgulloso, pero hay una cosa clara, no me siento indiferente. El conocer a una persona de una forma pura y autentica ha muerto, es la sociedad de lo rápido y lo barato, todos nos conocemos a todos y nos dejamos influenciar por ello, así de simple. No damos margen, pero en el fondo damos señales evidentes de estar realmente solos, y en esto doy mi especial apoyo a un gran sector masculino de la zona, donde conocer a una mujer que comparta tus miedos, alegrías, sueños, esperanzas, parece difícil de encontrar. Solo unos pocos “afortunados” pueden llegar a conocer mujeres que merezcan la pena.

El primer amor nunca se va, es eterno. Puede que sea el único amor donde somos realmente nosotros, somos jóvenes, lo damos todo, sentimos todo, pasamos de todo lo demás, sientes que tu vida tiene sentido al lado de esa persona. Demasiada gente querida y conocida me cuenta esta historia. Luego viene los siguientes, pero ya no son iguales, vas con una carta escondida, esperando que alguien entre en tu vida y te diga que eres especial, distinto, que quiere conocerte, pero no llega ese día, no llega ese momento, y te pasas la mayoría de tu tiempo preocupándote de tus estudios, del trabajo... que en verdad es importante pero a veces me da la sensación de que nos hacemos creer a nosotros mismos que el hecho de ir bien en nuestra formación va a conseguir que demos con el amor ideal. Pensamos “ya llegara con el tiempo” pero no llega, y no puedes evitar sentirte solo, aunque tengas a tus amigos y familia, sentirte aterrorizado del futuro. Seamos sinceros, todo el mundo vive pensando que va a llegar a viejo, pero eso nunca lo sabremos. Hay que vivir la vida al cien por cien, es un típico, pero hay mucha gente que no lo lleva a cabo, no solo en el amor , sino también en otros ámbitos.

Ante el problema generado de no ligo, no gusto, no me quieren, la mayoría optamos por la solución fácil, salir de fiesta. Confiamos que la noche nos dará lo que la carrera o el trabajo nos ha robado de nuestro tiempo, pero no es cierto, ahí todo es físico, fácil, no es verdadero, todo está lubricado por el alcohol que nos hace ser un poquito más extrovertidos o incluso un poquito más sociales. Pero luego llega la vuelta a casa, y puede que no haya cosa más triste que la vuelta a casa una noche solo, sin amigos y pensando donde está ese amor con el que soñamos. No nos engañemos, nadie quiere estar solo, todo el mundo quiere sentirse querido, pero a poca gente le gusta reconocerlo por miedo a que piensen que es débil por ello. En cambio está la noche en la cual has conocido a alguien especial, esa vuelta a casa es excepcional, es mágica, te metes a la cama y no te quieres dormir, solo quieres volver a ese momento en el que has estado con esa persona especial y los habéis mirado a la cara y os habéis sentido realmente vivos. Nadie olvida nunca la primera noche con esa persona, es la mejor, la más especial. No me interpretéis mal, valoro a los amigos y siempre doy a cada uno lo que se merece, pero una vez que sabes que los amigos siempre van a estar ahí y que tu vas a estar ahí para ellos empiezas a preguntarte muchas cosas sobre tu futuro amor. ¿Cómo la conocerás?¿Cómo será ella?¿Cuándo llegará? Nadie lo sabe, aunque la verdad no sería ni la mitad de bonito si se supiese.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

bonita forma de abrir el blog M. Siempre es agradable ver q todavia queda gente que sienta eso y encima q tnga los huevos d publicarlo...
vatros

hank dijo...

Gracias artista. Muchas de las reflexiones salen de los momentos bíblicos fumando en el faro. Cuidate amigo